Sebastián José Enriquez Lau

Título del proyecto: Sus puños son sus sueños.

Técnica: Fotografía digital.

Descripción del proyecto: Callao, el puerto más importante y uno de los lugares más peligrosos en Perú, tiene una situación especial respecto del boxeo. Este deporte a lo largo de los años ha sido una ventana latente de oportunidades de desarrollo para muchos jóvenes, un espacio donde muchos de ellos aprendieron a dejar sus problemas en un ring y a encontrar un futuro a través de los guantes.

Actualmente vengo desarrollando un proyecto autofinanciado desde febrero de 2012 con un grupo de boxeadores jóvenes de los barrios pobres del Callao. Las fotografías de los entrenamientos han sido tomadas en la escuela de boxeo “Rojitas”, el semillero más importante del Perú.

La mayoría de ellos son jóvenes desfavorecidos que luchan por salir de la pobreza, las drogas y la delincuencia. Muchos de ellos son huérfanos. El boxeo representa su lucha y el ring se convierte en un espacio subliminal donde se domestica la violencia a la que se enfrentan todos los días.

Al empezar el proyecto no me atreví a llevar una cámara. Dediqué esos primeros meses para que me conozcan y se sientan cómodos. Pasé mucho tiempo visitando la escuela, mirando los entrenamientos, tomando apuntes y conversando. Encontré fuera del gimnasio un mundo hostil lleno de violencia. Frecuenté sus barrios, viví con ellos esporádicamente, conocí a sus familias y vi que tan cerca tienen ellos la muerte de sus calles. Entendí que el boxear es para ellos tan importante como el sobrevivir.

No me interesa tanto el recorrido del boxeador que sale del gueto y consigue ser campeón mundial; aquellas postales que vemos en películas o te las cuentan los libros. Me interesa entender de dónde provienen y qué es lo que hace que se suban a un ring a pelear, a pelear por comida, a pelear por ser alguien. Quiero fotografiar donde comienza su historia.
La mayoría de los boxeadores han crecido teniendo que pelear en la escuela y en la calle, a veces diariamente, a riesgo de dejarse robar el dinero del almuerzo o de sufrir constantes humillaciones. Estos boxeadores no empuñan un par de guantes para proteger su cartera sino en defensa de su dignidad.

La hermandad que los une dentro y fuera del gimnasio los protege y les confiere una serie de oportunidades como boxeadores. Están en el gimnasio para hacer algo positivo, quemando su energía haciendo algo que no les trae problemas y los aleja de los peligros de la calle. Ahí desarrollan el espíritu de la disciplina, la vinculación al grupo, el respeto por los demás como por uno mismo y la autonomía de la voluntad.

Los últimos 6 meses han estado fuera del gimnasio para prevenir cualquier colapso debido a los constantes sismos. Entrenando en una pista atlética, a veces en la calle, sin sacos, sin un ring, con las condiciones más difíciles pero sin dejar de entrenar, sin perder la esperanza.

A través de este proyecto busco indagar y entender la función del boxeo para sacar adelante a jóvenes que provienen de un ambiente hostil y ligado a las drogas, la delincuencia y la pobreza; haciendo visible el rol del deporte como mecanismo de inclusión social frente a tomadores de decisión.

Imágenes del proyecto:

Sus sue–os son sus pu–os. Sus pu–os son sus sue–os. Sus pu–os son sus sue–os. Sus pu–os son sus sue–os. Sus pu–os son sus sue–os. Sus pu–os son sus sue–os.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s